Dieta Macrobiótica para bajar de peso.

La alimentación saludable es uno de los factores que más influyen sobre nuestra salud, de tal manera que solo cuando encuentres la dieta más apropiada para ti lograrás conseguir el bienestar total. El plan perfecto se enfoca en comidas integrales y frescas que traigan balance a tu cuerpo mientras te sitúan en armonía con el mundo a tu alrededor. Veamos en que consiste la dieta macrobiótica y su forma de hacernos adelgazar rápidamente.

¿Cómo funciona la Dieta Macrobiótica?

Bueno, en realidad no existe UNA dieta macrobiótica. La estrategia data de siglos atrás y tiene adeptos alrededor del mundo, así que tiene muchas variaciones. La tuya se basará en lo que tu cuerpo te “diga” que debes comer.

A pesar de todo, la mayoría de las dietas macrobióticas provienen de un menú común. Son esencialmente vegetarianas (algunas casi veganas) y se enfocan en alimentos locales, integrales y naturales, crecidas orgánicamente. Granos integrales (arroz integral, cebada, avena, centeno y alforfón) componen tu dieta diaria. Se recomienda el consumo de vegetales, incluyendo las variedades marinas, raíces y hojas verdes, junto con las habas y los productos de haba de soya como el tofu y el tempeh. Frutas, pescado y mariscos, semillas y nueces pueden estar presentes en tu menú una o dos veces a la semana, pero lácteos, huevos, aves de corral, carnes rojas, y cualquier cosa artificial, procesada o con aditivos químicos seguramente estará ausente.

Ventajas y desventajas de la dieta macrobiótica.

  • Ventajas
    • Énfasis en los alimentos “reales”.
    • Te mantendrás lleno.
  • Desventajas
    • Mucho trabajo engorroso.
    • Es algo costosa.

Recomendaciones y prohibiciones en la Dieta Macrobiótica.

  • Recomendado: comer granos integrales abundantemente. Entre las opciones están el arroz integral, el centeno, la avena, la cebada y el alforfón.
  • Recomendado: obtener proteína de fuentes vegetales. Elije habas y productos de haba de soya, como el tofu y el tempeh.
  • Prohibido: consumir lácteos, huevos, aves de corral o carnes rojas. La dieta macrobiótica imita los enfoques de las dietas vegana y vegetariana.

¿Se puede perder peso siguiendo la Dieta Macrobiótica?

Probablemente. Si bien la dieta macrobiótica carece de estudios clínicos robustos evaluando su potencial en cuanto a la pérdida de peso, su prohibición de los alimentos procesados y el énfasis en granos integrales saludables que llenan, vegetales, y productos de habas tienen el potencial de hacer perder peso. Tan solo enfócate en un “déficit de calorías” (come menos calorías que el máximo recomendado al día, o quema calorías extra al hacer ejercicio) y así verás bajar los números en la báscula. Qué tan rápido pierdes peso, o si mantienes los kilos perdidos lejos, depende de ti.

Adicionalmente el enfoque comparte algunos principios con el vegetarianismo, y los vegetarianos tienden a comer menos calorías y pesan menos que los individuos que consumen carne.

Beneficios cardiovasculares de la Dieta Macrobiótica.

Es muy probable. Una investigación sugirió que tiene efectos positivos sobre los niveles de colesterol y triglicéridos, una sustancia grasa presente en la sangre que en exceso se ha relacionado con enfermedades cardíacas. Las dietas macrobióticas son bajas en grasa, en especial en grasas saturadas, y son ricas en fibra, debido al énfasis en vegetales, granos integrales y productos de habas. Y de hecho las dietas están conformes con la definición de una dieta saludable para el corazón ampliamente aceptada por la comunidad médica, que mantiene niveles de colesterol y presión sanguínea a punto, así como mantienen a las enfermedades cardíacas alejadas.

¿Puede prevenir o controlar la diabetes?

Posiblemente. Tener sobrepeso es uno de los factores de riesgo más importantes para el desarrollo de diabetes tipo 2. Si la dieta macrobiótica ayuda a perder peso y mantenerte en forma, es más que seguro que la suerte está de tu lado. Además, un pequeño estudio mostró que los pacientes de diabetes tipo 2 que consumen una dieta macrobiótica disminuyeron sus niveles de A1C, una medida de control para el azúcar en la sangre. Debido a que no hay planes de alimentación rígidos o comidas empacadas, puedes asegurarte de que lo que consumes cumple con los consejos de tu médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *