Dieta para el hígado graso y el colesterol alto

Algunos datos interesantes antes de tratar una dieta para el hígado graso es que las enfermedades de hígados grasos no alcohólicos pueden afectar hasta al 40% de la población adulta en todo el mundo. Esta enfermedad ocurre cuando se acumula la grasa de los alimentos en el hígado, lo que causa inflamación y daños al órgano. Si usted sufre esta dolencia, alterar su alimentación y su estilo de vida puede ayudarle a tratar y a aliviar los síntomas.

Factores de riesgo

Hay varios factores de riesgo para desarrollar hígado graso que pueden reducirse o eliminarse mediante cambios alimenticios o de estilo de vida. Los principales son:

  • Alcoholismo
  • Colesterol alto
  • Obesidad
  • Diabetes
  • Resistencia a la insulina

Según la mayoría de los nutricionistas, tratar de bajar de peso, controlar los niveles de azúcar en la corriente sanguínea, mantener niveles saludables de colesterol bueno y malo,  hacer ejercicio por lo menos 30 minutos al día y una buena alimentación, ayuda a controlar a los pacientes que padecen del hígado graso. Las restricciones sobre las calorías o los carbohidratos que ayudan a adelgazar y la actividad física regular reducen los niveles de grasa del hígado y mejoran el control de la glucosa.

Componentes nutricionales importantes

Si usted requiere de una dieta para el hígado graso, recuerde estos consejos con relación a la alimentación:

  • Adelgace si sufre sobrepeso
  • Controle los carbohidratos
  • Consuma más alimentos ricos en fibra
  • Remplace las grasas saturadas por grasas insaturadas
  • Evite el alcohol

 

Si usted padece sobrepeso u obesidad, adelgazar puede ayudarle a reducir la grasa del hígado. Intente reducir el consumo energético hasta 500-1000 calorías al día para alcanzar un peso saludable. Esta restricción calórica generalmente conduce a un adelgazamiento a ritmo de una o dos libras semanales, como recomienda la Asociación Americana de Dietética.

El control de los carbohidratos

Opte por los carbohidratos altos en fibra con un bajo índice glucémico para obtener beneficios sobre el azúcar y el peso. Consuma los carbohidratos en porciones pequeñas. Limite o evite el azúcar, la harina blanca, el arroz blanco, las bebidas endulzadas y los dulces. Reducir el consumo diario de carbohidratos ayuda a bajar los niveles calóricos y a adelgazar. Los carbohidratos los obtenemos por los siguientes tipos de alimentos:

  • Harinas, cereales, arroz y pasta.
  • Frutas
  • Verduras almidonadas como las papas, los guisantes y el maíz
  • Legumbres
  • Leche y yogur
  • Azúcares agregados

Consuma más fibra

Aumentar la ingesta de fibra ayuda a controlar los niveles de colesterol y azúcar, lo cual es benéfico en casos de hígado graso. Los alimentos altos en fibra incluyen:

  • Frutas y verduras sin procesar
  • Cereal integral
  • Arroz integral
  • Avena
  • Legumbres
  • Semillas y frutos secos

Las grasas saludables

Optar por las grasas insaturadas ayuda a controlar el colesterol, eficaz en el tratamiento del hígado graso. Los alimentos que contienen grasas insaturadas incluyen:

  • Aceite de pescado
  • Aceites vegetales
  • Semillas y frutos secos
  • Aguacate
  • Aceitunas

Limite o evite las grasas sólidas

Las grasas sólidas son aquellas que permanecen sólidas en temperatura ambiente, incluyendo las grasas saturadas y las grasas trans. Consumir estas grasas en altas cantidades incrementa los niveles de colesterol. Los alimentos a controlar en una dieta para el hígado graso son los siguientes:

  • Mantequilla
  • Carnes grasosas
  • Grasas animales
  • Crema de leche
  • Queso (remplácelo por queso descremado)
  • Helados
  • Manteca
  • Barras de margarina

Ejemplo de dieta para el hígado graso de 1400 calorías

Este plan de 1400 calorías para adelgazar es apropiado para las personas que sufren sobrepeso u obesidad (más de 74 kilos). Consulte a su médico o nutricionista acerca de sus necesidades calóricas y alimenticias particulares.

Desayuno

  • Una tajada de pan integral
  • 2 cucharaditas de mantequilla de maní
  • ½ taza de arándanos

Refrigerio

  • 1 taza de queso descremado o queso blanco grumoso
  • ½ taza de peras crudas picadas
  • ½ onza de almendras tostadas

Almuerzo

  • 2 onzas de salmón asado
  • 1 cucharadita de aceite de oliva
  • ½ taza de judías verdes
  • ½ taza de arroz integral
  • Una manzana pequeña

Refrigerio

  • 5 galletas integrales
  • 1,5 onzas de queso descremado
  • ½ taza de ramas de apio crudas

Cena

  • 2 onzas de pollo asado
  • 1 cucharadita de aceite de oliva
  • ½ taza de zanahorias cocidas
  • Un panecillo integral pequeño

Refrigerio

  • 3 tazas de maíz
  • ½ onza de anacardos asados
  • 1 taza de yogur descremado

Para concluir…

No deje de consultar a su médico antes de comenzar cualquier tipo de régimen alimenticio o programa de ejercicios. Las necesidades calóricas y alimenticias para empezar una dieta para el hígado graso varían según la edad, la estatura, el peso, la actividad física, el estado del hígado graso y la presencia de otras dificultades como la diabetes o el colesterol elevado según la persona.

One thought on “Dieta para el hígado graso y el colesterol alto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *