Dieta South Beach para bajar de peso.

La Dieta de South Beach promete a las personas perder peso y alcanzar una salud cardíaca óptima. La mayoría de la gente pierde de 8 a 13 libras en las primeras dos semanas, aunque dicho número puede ser menor dependiendo de tu peso inicial. A partir de ahí perderás de 1 a 2 libras por semana. Veamos de que se trata esta famosa dieta para adelgazar que es practicada por muchos seguidores.

Existen grasas y carbohidratos buenos, así como hay grasas y carbohidratos malos. La clave para perder peso es escoger muy bien entre los dos. Esto implica muchos vegetales, pescado, huevos, lácteos bajos en grasa, proteína magra como pollo y pavo, granos enteros y nueces. La dieta de South Beach es baja en carbohidratos y alta en proteínas y grasas saludables que la dieta norteamericana típica.

¿Cómo funciona la Dieta de South Beach?

La dieta se compone de tres “fases”, pero si quieres perder menos de 10 libras, puedes comenzar con la fase 2. Cada fase va volviéndose menos restrictiva progresivamente. El enfoque es el reemplazo de los carbohidratos malos y las grasas malas por los carbohidratos y grasas buenos. No se contabilizan calorías, gramos de grasa, carbohidratos, ni nada más. Comerás tres comidas al día, más dos pasabocas, y un postre rico en proteína (como flan de maple y almendra, o mousse de crema de chocolate). La dieta dura tanto como tú quieras, y depende de tu meta de pérdida de peso.

Fase 1, la más corta y con más restricciones, dura dos semanas y está destinada a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre y eliminar los antojos. Comerás porciones abundantes de proteína magra (como pescado, mariscos, pollo, pavo y soya); gran cantidad de vegetales, ensaladas, habas, huevos y productos lácteos bajos en grasa, y un máximo de 2 cucharadas de grasas saludables al día, como nueces y aceite de oliva extra virgen. Pero no tocarás frutas ni jugos de frutas, almidones (esto incluye pasta, arroz y pan), granos enteros, alimentos azucarados ni bebidas alcohólicas. “La Dieta South Beach Supercargada”, escrito por el creador de South Beach, el cardiólogo Arthur Agatston, ofrece una lista detallada de lo que se puede y no se puede comer. Algunos de estos lineamientos son: Consumir cuatro tazas y media de vegetales y dos tazas de leche o lácteos al día. El consumo diario de proteína es ilimitado. Y a pesar de que en la fase 1 se pueden perder kilos, se recomienda a los dietistas que no sigan la rutina por más de dos semanas, ya que es muy restrictiva.

En la fase 2, podrás consumir de nuevo “carbohidratos buenos”, como pan integral, arroz integral, pasta de trigo entero y fruta. Consumirás tres porciones de fruta y tres porciones de almidones al día. Los dos pasabocas diarios requeridos en la fase 1 se convierten en opcionales, pero se recomienda su consumo; se permite un vaso de vino tinto o blanco con la cena. Vas a seguir con esta fase hasta conseguir el peso ideal al que quieres llegar.

La fase 3, la fase de mantenimiento, será tu plan saludable para comer de por vida. No hay alimentos fuera de alcance. Las guías recomiendan comer 3 frutas al día, de 3 a 4 porciones de almidones, y no más de 2 cucharadas de grasas buenas, tales como mayonesa o margarina.

 

¿Qué tan fácil es seguirla?

Aunque la fase más restrictiva de la dieta dura solo dos semanas, incluso la fase 2 implica evitar (o incluso eliminar) alimentos como panecillos, pan blanco, papas, galletas, helado, miel y jaleas. Lo mismo pasa con la piña, el melón y los guisantes, siendo permitidos sólo de vez en cuando (estos frutos son ricos en azúcar). Puede que necesites controlar tu dominio propio para atenerte al programa.

Conveniencia: El alcohol está prohibido durante la fase 1 y limitado durante la fase 2. Es posible comer en restaurantes, siempre y cuando sigas las reglas. Los recursos virtuales de la compañía pueden ser de gran ayuda.

Llenura: Los expertos nutricionistas son muy claros en la importancia de la saciedad, la sensación de satisfacción al saber que has comido lo suficiente. El hambre no debe ser un problema con esta dieta. South Beach alienta a consumir bocadillos estratégicos (de hecho, dos son requeridos a diario durante la fase 1 para detener al hambre antes de que ataque). También comerás alimentos repletos de fibra, lo que promueve la saciedad.

Sabor: delicioso, a pesar de los límites en golosinas como galletas y helado (si vas a sucumbir, que no sea frecuentemente). Incluso en la fase 1 hay espacio para bocadillos de búfalo de pollo, chili vegetariano con salsa de aguacate, y dulces libres de azúcar, así como algunas paletas heladas. A medida que la dieta se torna menos rígida, comenzarás a consumir waffles, pizza de desayuno, frituras de patata dulce horneadas y macarrones con ricota y berenjena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *