La fase de consolidación en la dieta Dukan

La fase de “consolidación” en la dieta Dukan. Después de haber alcanzado el peso deseado durante la segunda fase de la dieta Dukan, la fase crucero, el siguiente paso es la consolidación, la cual explicamos a continuación.

Este es el momento en el que se han logrado los objetivos, el trabajo duro ha sido recompensado, pero hay un riesgo de perderlo todo: sufrir el efecto rebote, empezar a aumentar de peso de nuevo hasta recuperar los kilos perdidos. Para evitarlo hay que seguir la guía alimenticia con cuidado, con la ventaja de que en esta fase se permiten muchos de los alimentos prohibidos durante la anterior, ya que ahora no se trata de reducir peso sino de mantenerlo.

La regla es: cada libra perdida aumenta la fase de consolidación 5 días. Por ejemplo, si usted adelgazó 30 libras, su fase de consolidación debe durar 150 días.

Esta fase consiste en controlar el peso y readaptarse a la normalidad pero sin abandonar una alimentación saludable. En este momento ya usted conoce bien el tema de la nutrición y los modos de preparación. Ahora puede expandir ese conocimiento introduciendo nuevos alimentos a la dieta.

Aparte de todo lo que se permitió consumir en las fases anteriores, en este tercer paso se introducen los panes, las frutas, los quesos y algunos productos almidonados. Además será posible comer otros alimentos durante las “comidas de celebración”, pero hay que seguir ciertas reglas:

1 porción de frutas al día

Hablamos de prácticamente cualquier fruta excepto el banano, las cerezas y las frutas secas. Cuando decimos “porción” nos referimos a una fruta: una manzana, una pera, una naranja o los equivalentes en frutas pequeñas: una taza pequeña de fresas, un puñado de moras, unas cuantas ciruelas, etc.

2 rodajas de pan integral al día

Puede comer estas rodajas en cualquier momento del día: en el desayuno, como un sándwich de refrigerio, con la sopa, etc.

40 gramos de queso al día

Cualquiera de los siguientes tipos de queso: gouda, suizo, cheddar. Evite el queso de cabra, el Camembert y el Roquefort. Es mejor consumir de golpe los 40 gramos de queso para evitar sobrepasarse dividiéndolo en varias porciones al día.

2 porciones semanales de productos almidonados

Evite el arroz blanco y las papas. Opte por la pasta —mejor si es integral— y cocínela al dente (le tomará más tiempo al organismo procesarla). No le agregue leche ni mantequilla y no sobrepase los 220g en su consumo. También puede consumir arroz integral, la misma cantidad señalada para la pasta. Por último las lentejas o los fríjoles también son una buena opción.

Cerdo y cordero

Una vez a la semana puede comer carne de cerdo o de cordero. Prefiera siempre las partes magras.

Comidas de celebración

En esta fase puede consumir “comidas de celebración” dos veces a la semana. A lo que nos referimos con eso es a… cualquier cosa. Sí, cualquier cosa. La celebración puede ser comer pizza, papas a la francesa, helado, lo que más le guste, pero bajo un par de reglas:

  • No repita. Se trata de darse gusto disfrutando los sabores, no entregarse a la glotonería.
  • De una a otra comida de celebración debe haber al menos un día de por medio. Si uno de estos platos fue su cena del domingo, ¡no desayune con otro en la mañana del lunes! Hay que darle unos cuantos días al cuerpo para que queme el exceso de calorías consumido.
  • Es mejor escoger dos momentos de la semana en los que estas comidas sean una verdadera celebración, no hay que apresurarse.
  • Si lo que quiere es una comida grasosa, mejor prepárela en casa. Puede consistir en una entrada (un panecillo blanco), un plato principal (pollo frito), un postre (un pedazo de torta) y un vaso de vino. Recuerde no repetir y esperar un par de días por la siguiente celebración.

Día proteínico

Por último, durante esta fase debe separar un día de cada semana que sea su “día proteínico”, un día que garantizará que no aumente de peso de nuevo. En este día particular se permiten sólo los alimentos de la fase de “ataque”, todo aquello que contiene proteína pura.

Este día estricto es un sólo esfuerzo más en el largo camino de mantener el adelgazamiento que ha logrado. Es mejor seleccionar un jueves, generalmente un día poco ocupado, a diferencia de los días del fin de semana y su actividad social o el lunes y sus ansias alimenticias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *