La fase de estabilización en la dieta Dukan

La fase de estabilización en la dieta Dukan. Usted ha alcanzado la fase de estabilización y merece unas felicitaciones. Es un gran logro: ha adelgazado y ha mantenido el nuevo peso. Ha vencido el riesgo mental de decirse que, como ha logrado adelgazar, ya puede volver a los hábitos alimenticios desordenados de siempre.

La última fase de la dieta es un conjunto de reglas para poner en práctica toda la vida, aunque deben ser consideradas más como una guía que como “reglas”. El objetivo es adecuarse definitivamente a un estilo de vida saludable que no amenace su figura nunca más.

Las reglas de la fase de estabilización:

Continuar los “días proteínicos”

Puede comer lo que quiera durante seis días a la semana: como hizo en la fase anterior, debe separar un día de la semana en el que sólo consumirá proteínas. Este día será un recordatorio permanente de lo mucho que le costó adelgazar y llegar adonde ahora está.

Aunque el Dr. Dukan insiste en que el día proteínico sea el jueves, cada quien puede seleccionar el día que más le convenga y más fácil le resulte. Lo importante es sostenerlo, hacerlo rutinario, no variar el día escogido cada una o dos semanas.

Mantenga la actividad física

No es necesario que enloquezca por hacer ejercicio como si entrenara para una competencia, simplemente recuerde las lecciones aprendidas durante las fases anteriores al respecto de la actividad física.

Si usted no hace deporte, porque no todo el mundo tiene el tiempo o el deseo de hacer deporte, simplemente mantenga la actividad física normal, las acciones sencillas del día a día que nos salvan de llevar una vida sedentaria:

  • Use las escaleras en vez del ascensor
  • Camine a la tienda en vez de ir en vehículo; bájese del bus o del metro una estación antes y camine el resto del trayecto
  • En la oficina no se mueva de un lado a otro en las sillas con ruedas, levántese y camine aunque sea una distancia corta

Consuma salvado de avena todos los días

¿Por qué? Porque mejora la digestión y en combinación con otros alimentos reduce las calorías ingeridas. Además tiene la propiedad de hacernos sentir llenos por más tiempo. Consumir salvado de avena a diario ayuda a controlar la glotonería y nos hace comer menos.

Otros consejos saludables

Con respecto a todos los demás alimentos, confíe en su juicio. Ha recorrido un largo camino hasta esta fase, ha aprendido mucho sobre nutrición, tiene la experiencia para saber identificar lo que es bueno y lo que es malo para el cuerpo. Y el cuerpo mismo ya se ha adecuado tanto a la alimentación saludable que la pide con toda normalidad.

Es saludable continuar prefiriendo los alimentos más suaves o “más light” y consumir los demás sólo ocasionalmente. El exceso de grasas no es bueno para el organismo, especialmente para el corazón. Así de simple.

Desafortunadamente, las cosas no son tan simples con respecto a los productos “bajos en azúcar”. Los estudios recientes muestran que los endulzantes artificiales no son tan eficaces para suprimir las ansias del organismo, puesto que éste distingue entre los endulzantes artificiales y los dulces.

Sin embargo, puede consumir bebidas dietéticas, chicles bajos en azúcar, etc., con moderación.

Al momento de sentarse a la mesa trate de comer despacio, tómese su tiempo. De este modo logramos reconocer el momento en que ya estamos satisfechos.

Intente no repetir porciones. La mayoría de las veces no se trata de verdadera hambre sino de pura glotonería.

Beba su sobremesa mientras come, esto ayuda a comer más despacio y a llenar el estómago más rápido.

¿Y si de pronto… sube un par de libras? No se quede de brazos cruzados mientras la situación empeora. Empiece inmediatamente a separar dos “días proteínicos” a la semana. ¡Esto le guiará de vuelta al buen camino!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *