¿Las terapias láser contra las estrías funcionan?

Ha habido mucho debate respecto a las terapias láser contra las estrías entre la comunidad y la industria médica en los últimos años. Estos tratamientos han generado tantas expectativas como desconfianza. Es positivo y recomendable consultar tanta información como se pueda al respecto de los efectos del tratamiento láser si está considerando someterse a uno de ellos. En este artículo intentaremos dar respuesta a la pregunta por la verdadera eficacia de los procedimientos de este tipo.

¿Quiénes recurren a los tratamientos láser?

Se ha visto que la población femenina recurre con mayor frecuencia a los tratamientos láser que la población masculina. Sabemos que en términos generales las mujeres tienen una mayor consciencia por todo lo relacionado con la salud estética, a la vez que el cuerpo femenino es más proclive a desarrollar estrías por situaciones inevitables como el embarazo, por ejemplo.

Sin embargo los tratamientos antiestrías trascienden la condición de género: fisiculturistas, personas con sobrepeso y adolescentes son aquejados por igual por el problema. El género se vuelve sólo un factor secundario cuando el cuerpo experimenta grandes cambios relacionados con el peso y el ensanchamiento de los tejidos, la causa principal de la aparición de las estrías.

Generalidades sobre los procedimientos

Numerosos expertos han señalado que las terapias láser para remover estrías son parte de los mayores retos en cuanto a procedimientos médicos se refiere. Las estrías son un problema de la piel extremadamente difícil de corregir. Hacia lo que el profesional dirige el láser es la piel afectada con la esperanza de provocar un auto-rejuvenecimiento del tejido. El tratamiento láser contra las estrías utiliza un mecanismo similar al de la cirugía ocular LASIK aprobada en el año 2002. Pero, ¿realmente funciona?

Controversia

Como ocurre con cualquier procedimiento médico que involucre el uso de un mecanismo láser, el que nos ocupa ha sido blanco de muchas dudas y críticas. La gente quiere saber si los resultados son permanentes o tan sólo temporales, si el procedimiento es seguro, si el personal que lo realiza está calificado, si provoca efectos secundarios y, por supuesto, si funciona realmente.

La respuesta a todas estas preguntas fundamentales depende de varios factores, especialmente porque el procedimiento aún es relativamente nuevo. Muchos profesionales de la salud señalan de entrada que el láser no puede eliminar las estrías, sólo reducir su intensidad y mejorar la textura de los tejidos, esperando resultados positivos sobre todo en las estrías más recientes y no prometiendo demasiado con respecto a las marcas más afianzadas en la piel. También advierten que una operación de este tipo no garantiza prevención absoluta contra estrías futuras.

Po otra parte, cualquier procedimiento con láser está expuesto a producir efectos secundarios. Indiferentemente de lo que usted haya leído o escuchado, estas operaciones siempre representan cierto riesgo de salud para el cuerpo. Y por supuesto el peligro es mayor o menor dependiendo del cirujano en el que usted deposite su confianza. A lo largo de los años se han reportado numerosos casos de estafas y consecuencias de salud devastadoras por personas que se han sometido a tratamientos antiestrías con médicos inescrupulosos y no calificados. Las personas cuya principal preocupación es el precio de las operaciones son las que más frecuentemente caen en estas trampas. Recuerde que la salud no tiene precio; pagar una cirugía barata puede salirle más costoso a largo plazo considerando las dificultades y los tratamientos que tendrá que sobrellevar para recuperar la salud perdida. Nunca ponga su cuerpo en manos de médicos e institutos desconocidos y sin respaldo.

Pero no todo es negativo en cuanto a las terapias láser. A lo largo de los años la tecnología ha ido avanzando y con ella los beneficios. Cada vez se desarrollan nuevos equipos, cada vez más sofisticados, que hacen el procedimiento más sencillo y menos riesgoso. Los profesionales a su vez cada vez ganan más experiencia con respecto a los resultados e implicaciones. Y los precios también se han vuelto más accesibles. Hoy en día un tratamiento láser de óptima calidad puede realizarse en cuestión de minutos sin experimentar dolor ni incomodidad alguna.

Conclusiones

Es imposible dar una respuesta única a la pregunta por la eficacia del láser como procedimiento antiestrías, puesto que todo depende de varios factores. Ciertamente un tratamiento de este tipo tiene grandes probabilidades de aportar beneficios siempre y cuando se tengan en cuenta las recomendaciones de seguridad y calidad mencionadas antes. Una vez más, no se deje engañar por precios bajos o promesas milagrosas, las consecuencias pueden ser mucho peores que las estrías que quiere curar. Lo mejor que puede recomendarse es dedicar un tiempo a la reflexión e investigación. Infórmese, consulte a varios especialistas reconocidos y confiables, sopese las opciones y tendrá criterios suficientes para finalmente decidirse por el tratamiento que provea los mejores resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *